Baudelaire (Madrigal triste)

I

 

¿Qué me importa de tu cordura?
¡Sé bella! ¡Y sé triste! Que el llanto,
le da a tu rostro cierto encanto,
cual la lluvia a la flor la frescura,
y el río al paisaje otro tanto.

 

Te adoro cuando de tu frente
acaba de huir la alegría,
cuando tu alma se torna sombría,
porque se cierne en tu presente
la negra nube de algún día…

 

Cuando tu pupila florece
con una lágrima quemante,
y a pesar de mecerte al instante
en mis brazos, tu angustia parece
el estertor de un agonizante.

3 comentarios so far »

  1. 1

    Alejandro said,

    fasinantes letras salidas de la verdadera pasion por el mundo abstracto
    claro en lo personal, aunque pareceria para otros efimero pero la realidad es que no lo es pararece tan eterno como la misma letra que pasa de hoja en hoja nye. . .

  2. 2

    Salomòn said,

    Te falta una estrofa.

  3. 3

    Salomòn said,

    Te falta una estrofa. “Aspiro divino deleite, himno delicioso, los sollozos que en tu pecho resuenan; Y pienso que te iluminan las perlas que vierten tus ojos”


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: